Dietas y Nutricion

Aumento de peso

 
 

¿Por qué soy gordo, doctor?

Se realizan múltiples estudios para saber el papel de la herencia y el del medio ambiente en el desarrollo de la enfermedad.

Esta es una pregunta frecuente en la consulta médica y no siempre es simple su respuesta. La obesidad es un problema crónico multifactorial que compromete a un alto porcentaje de la población en los países desarrollados y donde intervienen factores genéticos, conductuales y psicosociales. La forma más frecuente de obesidad es la denominada simple o exógena cuya verdadera causa no es clara. Desde hace mucho tiempo es conocido que hay familias con predisposición a engordar. Lo cierto es que una ingesta excesiva conduce al sobrepeso y al aumento de peso, esto se encuentra frecuentemente asociado a hábitos higiénico-dietéticos erróneos. La importancia de las conductas familiares en la alimentación son preponderantes en todo lo referente a dietas y nutricion. Por ejemplo, es sabido que hijos adoptivos criados por madres obesas pesan más que aquellos criados por madres delgadas.

Esto apoya la importancia de los factores ambientales en el desarrollo de la obesidad. Como contrapartida los científicos comprobaron que si estos niños adoptivos eran divididos en grupos según su peso (delgados, peso mediano, sobrepeso moderado y obesos) existía una clara relación entre el peso de los padres biológicos y el de sus hijos, demostrándose de este modo la incidencia de los factores hereditarios en el desarrollo de la obesidad. En cada caso individual la importancia de estos factores puede cambiar y tener mayor relevancia uno que otro. Por ello se siguen realizando múltiples estudios para saber el papel de la herencia y el del medio ambiente en el desarrollo de la enfermedad.

En los últimos años se produjeron avances científicos importantes especialmente en el conocimiento de los mecanismos que llevan a la obesidad y de diferentes dietas y nutricion. De este modo se ha descubierto que la célula grasa, denominada adipocito, tiene funciones en la regulación de la ingesta y la temperatura corporal. Actualmente se conoce que esta célula posee un gen ob que codifica una hormona denominada leptina. Esta sustancia proteica actúa a nivel del sistema nervioso central -en el hipotálamo- y envía una señal de saciedad, con lo cual se reduce la ingesta. En una cepa de ratones obesos denominados ob/ob se descubrió que tienen un defecto genético que imposibilita fabricar leptina.

Este hallazgo abre un camino hacia la determinación de la causa de la obesidad, pero como con la mayoría de los problemas biológicos la respuesta no es tan simple. Siguiendo con esta línea de investigaciones se estudió otro roedor gordo y diabético denominado db/db. Este ratón tiene leptina funcionante pero ésta posiblemente no es reconocida a nivel de hipotálamo. Como puede observarse, el problema se encuentra en plena investigación y seguramente no exista una causa única del mismo. En cuanto a los seres humanos, se sabe que muchos sujetos obesos tienen altos niveles de leptina y actualmente las investigaciones se orientan a conocer si existe algún defecto en la proteína o en realidad el problema radica en el cerebro que no es capaz de recibir el mensaje por un defecto de los receptores hipotalámicos. Además de esta sustancia también se descubrieron a nivel del adiposito la presencia de receptores denominados beta-3 que estarían encargados de destruir la grasa en estas células en respuesta a concentraciones sanguíneas elevadas de adrenalina. En los sujetos obesos estos receptores se encontrarían mutados (defectuosos) y no desempeñarían su trabajo en forma normal. Esta es otra hipótesis que se investiga y es necesario esperar futuras evidencias para saber con exactitud cuál es el peso real de estos hallazgos.

El empleo de ciertos fármacos (corticoides o anabólicos), la presencia de problemas endocrinos o raras enfermedades cromosómicas - que se reconocen desde la infancia- pueden ser también causas de obesidad. Entre las enfermedades endocrinas que favorecen el sobrepeso se destacan los trastornos en la regulación de la función tiroidea. El cuadro denominado hipotiroidismo -indica que la función de la glándula tiroides está disminuida- provoca fundamentalmente un menor gasto energético. Como consecuencia de ello se acumulan más calorías en forma de grasa y se produce sobrepeso con presencia de tejido mixedematoso que infiltra ciertas regiones subcutáneas, dando la impresión de mayor exceso de peso del que realmente se tiene. Este cuadro no debe ser confundido con el hipertiroidismo -situación opuesta, donde la glándula es hiperactiva- y los individuos que padecen esta afección son delgados.

También se ha asociado la obesidad, especialmente durante la niñez y juventud, a problemas en la función de las gónadas o alteraciones cromosómicas. Otros trastornos glandulares menos frecuentes relacionados con el sobrepeso son los trastornos en el funcionamiento de las glándulas suprarrenales o de la hipófisis que producen elevados niveles de corticoides en sangre que también provocan aumento de peso. Sin embargo, en estos casos el tejido graso se acumula en el abdomen y en la espalda produciendo una característica joroba, cuadro conocido médicamente como síndrome de Cushing. Excepto los problemas tiroideos que pueden diagnosticarse en hasta un 20% de los pacientes obesos, las otras causas son infrecuentes. De todos modos, ante la presencia de sobrepeso o aumento de peso siempre es conveniente la consulta médica para evaluar el origen de este problema.

 

En resumen, la obesidad es una enfermedad multicausal donde tanto los factores genéticos como nuestros propios hábitos y el entorno tienen importancia en el desarrollo de esta afección. En la obesidad exógena, excepto en las formas severas donde los factores hereditarios tienen un papel preponderante, las evidencias actuales experimentales y clínicas no permiten determinar la importancia exacta de cada uno de los factores intervinientes. Por ello deben centrarse los esfuerzos en aquellos aspectos higiénico-dietéticos que cada individuo es capaz de controlar: una alimentación equilibrada y adecuada a las necesidades propias, dietas y nutricion, y destinando tiempo para la práctica regular de actividad física que ayude a mantener el peso ideal.night grinding

 

 

 

 

aumento de peso